Cambian las reglas del juego con el WLTP

¿QUE ES EL WLTP?

En septiembre entrá en vigor el WLTP. Hasta el momento para homologar consumo y CO2 se utilizaba el ciclo NECD. Se basaba en colocar los coches sobre unos rodillos y hacerlo circular. Para ello se simulan tres terrenos (urbano, interurbano y mixto). Pero parecía demasiado fácil, ya que había varios factores que no eran del todo reales. Por ejemplo, la prueba se realizaba entre 20 y 30ºC, y los rodillos mostraban una superficie de rodadura mucho más lisa que el asfalto, consiguiendo de esta forma valores irreales.

Con el WLTP esto va a cambiar. Así pues las pruebas de homologación de CO2 van a ser más estrictas. Estas pruebas se realizarán en cuatro ciclos de simulación: ritmos bajos, medios, altos y muy altos o conducción deportiva De la misma forma no se realizará a un ritmo constante, si no que se alterará, con frenadas, acceleraciones y paradas. De esta forma se asemeja más a la realidad. El recorrido a examinar pasará a ser de 11km a 23.5km, proporcionando de esta forma una cifra más real. De la misma forma, la temperatura pasa a ser de 14ºC, una cifra menos veraniega que también dará como resultados valores más reales.

En el siguiente video, podremos observas las diferencias que existen entre El NEDC y el WLT

https://www.youtube.com/watch?v=hCliWoAEls4

POSIBLE MANIPULACIÓN

De nuevo manipulaciones después del caso VW. La Comisión Europea ha detectado como algunos fabricantes están manipulando sus coches en los procesos de homologación.

Esto se debe a la evolución del protocolo de homologación NEDC (actual). hasta el WLTP (implantación en Septiembre).

Lo sorprendente del fraude descubierto es el siguiente: La manipulación pretendía que sus coches emitieran MÁS CO2.

Manipulacion de emisiones

¿POR QUÉ?

La explicación de este fraude tan “extraño” tiene una explicación: La negociación de las nuevas homologaciones de emisiones y los compromisos para reducir CO2. Con el nuevo ciclo a la vuelta de la esquina y los compromisos de la Unión Europea con la emisión de CO2 los fabricantes están empezando a preocuparse. De esta forma con esta manipulación quieren hacer ver que no es posible llegar a dichos objetivos, y así poder negociar las nuevas homologaciones de emisiones con valores mas permisivos y no tan estrictos.

Las marcas de coches tendrán que estar por debajo del umbral de los 95g/km de CO2 en 2020. Esto quiere decir que la media de las emisiones de homologación de los coches vendidos a partir de ese año, debe de estar por debajo. En la actualidad parece difícil conseguir dicho objetivo, y últimamente más. Por la caída de los diesel que, emiten menos CO2 y por el aumento de otros más contaminantes como los SUV.

Esta manipulación aumentando las emisiones de sus coches tiene efectos negativos para los fabricantes. Al homologar unas emisiones de CO2 más altas necesariamente se lastra en competitividad y rentabilidad, rentabilidad que se verá afectada por el incremento de los impuestos que sufrirá.